14.8.08






.º REQUIEM º.

It is our sad duty to inform the Jazz community of Ibiza of the tragic death of our companion Roman Licciardi on Wednesday , July the 2nd 2008, as a result of an diving accident near Cala San Vicente.

Roman was highly respected as a musician, a favorite of Mark Vinci, and a student of Dominique de Larrard.

He will be sorely missed but long remembered by all of us.

Bob Rounkle





ES NUESTRO TRISTE DEBER INFORMELES DEL TRÁGICO FALLECEMIENTO DE NUESTRO COMPAÑERO ROMÁN LICCIARDI, el Miércoles día 2 de Julio de 2008.

ROMÁN ERA UN CHICO EXCELENTE, Y UN SAXOFONISTA DE TALENTO Y MUCHA PROMESA.
Román perdió su vida a sus 18 años cuando practicaba buceo a pulmón libre cerca de la
Cala San Vicente.

Román era muy querido por todos nosotros, y por todos quienes le conocieron. Era uno de los favoritos del famoso saxofonista Mark Vinci, y alumno privilegiado de Dominique de Larrard.

Nuestro único consuelo es que vivirá en nuestra memoria para siempre.























La brisa te traerá su música

El viento se llevó consigo una dulce melodía, ya no se escucharán mas esas coloridas notas de ese bronce que solía sonar callando a todos y llenando las salas de alegría…. Y después de la descarga, cuando el lugar se silenciaba aparecía detrás de la boquilla una dulce sonrisa cargada de inocencia y de una deliciosa malicia y daba las gracias a quienes solo podían extasiarse con esa exquisita combinación de sabores armónicos y colores melodiosos…

Son ahora los que viven en el cielo quienes oirán con el pasar de la brisa, el sonar de ese maravilloso ángel quien ahora vive entre las nubes y que no para de tocar para embelesar a todos los que lo rodean.

Escucha con atención que la brisa te traerá música….la música que ahora suena en el cielo.


María Mercedes Jaramillo




















video





video



13.8.08




























En recuerdo de Román, el niño mágico

Escribo llena de dolor por la reciente pérdida de Román Licciardi. Y también llena de rabia, porque su marcha tan repentina e inesperada me impidió decirle lo mucho que le quería y lo importante que fue su amistad para mí. Ahora lamento profundamente no haberle llamado en cualquiera de las muchas ocasiones en que pensaba en él, y no haber aprovechado el tiempo para agradecerle lo mucho que me enseñó.

Ya no puedo hacer nada, y pienso que la vida es muy injusta pero, cómo no, Roman ha vuelto a enseñarme algo, y es que de los errores se aprende, así que si tuviera la suerte de volver a encontrarme con una persona especial, no la dejaría escapar y la cuidaría con toda mi alma.

Roman era una persona extraordinaria, de las mejores personas que te puedes encontrar en la vida, y cuya sola presencia ya transmitía confianza y tranquilidad. Le conocí cuando teníamos cinco o seis años e íbamos juntos a la escuela francesa. Al igual que yo, no era brillante en los estudios, pero sabía mucho más que toda la clase junta. Tenía ese tipo de sabiduría que no se adquiere en la escuela, sino junto a unos padres estupendos y en un hogar maravilloso. Los que conocimos su casa la tenemos grabada para siempre, porque era preciosa, fruto del esfuerzo y cariño de su familia. Su cuarto estaba lleno de cosas sorprendentes que no era habitual encontrar en la habitación de un niño, como fósiles, conchas, oro en polvo... y tenía el primer podenco ibicenco que vi en mi vida.

También recuerdo su afición por los aviones. Cuando estábamos en el patio del colegio y pasaba un avión por encima de nosotros, tan sólo por el sonido que producía ya sabía qué tipo de avión era. No sé si era cierto, pero yo me lo creía, todos le creíamos.

Roman era el mejor. Le gustaba escuchar, investigar, poner a prueba todos los sentidos, y además tenía capacidad de trabajo y fuerza de voluntad, serenidad, valentía y, por supuesto, alegría.

Yo lo vi en situaciones difíciles cuando alguna profesora, ignorando su extraordinaria sensibilidad y su inteligencia poco común, le reprochaba por su torpeza o por estar soñando en clase, y él respondía con una madurez insólita para su edad, sin enfadarse, haciendo siempre el esfuerzo de ponerse en el lugar de la otra persona, como si fuera lo más natural.
Tenía todas las cualidades y las competencias de un artista, y además, una bondad excepcional. Desde pequeño se intió muy atraído por la música, el mar, los animales... Quién no se acuerda de las plumas de pavo real que traía al colegio... O de sus exquisitos dibujos de peces y monstruos marinos.

Cuando dejamos el colegio francés empezamos a coincidir con menor frecuencia y, sin darnos cuenta de la trascendencia, empezamos a vernos menos. Dejamos de vernos pero yo nunca me olvidé de él, jamás. Tengo tantísimos recuerdos suyos que creo que no sería como soy si no hubiera sido por él. Y si algo me consuela, aunque no mucho, es pensar que mientras mantengamos vivo su recuerdo, no se irá completamente.

La pena que siento por su marcha me acompañará toda la vida. Pero también me acompañará la satisfacción de haber sido su amiga y la alegría de haberle conocido.

Adelaida Guasch Migélez












Death is nothing at all.
I have only slipped away into the next room.
I am I and your are you.
Whatever we were to each other,
That we are still,
Call me by my old familiar name,
Speak to me in the easy way you always used,
Put no difference into your tone,
Wear no forced air of solemnity of sorrow,
Laugh as we always laughed,
At the little jokes we always enjoyed together.
Play, smile, think of me, pray for me,
Let my name be ever the household word that it always was,
Let it be spoken without effort,
Without the gost of a shadow in it,
Life means all that it ever meant,
It is the same as it ever was,
There is absolute unbroken continuity,
What is death but a negligible accident?
Why should I be out of mind,
Because I am aout of sight?
I am waiting for you for an interval,
Somewhere very near,
Just around the corner...
All is well.